Buscar
  • Samuel Varas

¿Cuál es el secreto de la INNOVACIÓN?


La Innovación, quizás una de las palabras más utilizadas en las últimas décadas, es una capacidad personal y organizacional que ha estado presente en el quehacer del ser humano desde sus inicios. Desde la creación y evolución de la agricultura, pasando por las revoluciones industriales hasta la transformación digital donde nos encontramos.


La innovación es un juego de suma positiva,

donde su propósito es generar mayor valor.




Sin embargo, esto requiere de competencias y capacidades relacionadas con:

  1. Mindset personal que permita la observación, curiosidad y nuevas distinciones para identificar oportunidades;

  2. Modelo operativo organizacional que conecte los silos organizacionales en función del propósito y las necesidades de los clientes, así como la pertenencia a ecosistemas virtuosos;

  3. Experimentación rigurosa y sistemática, que permita aprender y mejorar desde ella, “si vas a fallar, falla rápido y aprende”; y

  4. Aproximación de triple valor (económico, social y medioambiental) al cliente, quizás el punto de partida de la innovación, abriendo canales de participación a los clientes que, cada día más, requieren participar en la co-creación de soluciones.

Ustedes podrán pensar que la innovación sólo es necesaria en industrias de servicio y aquellas relacionadas con tecnología, pero no, esta capacidad no hace distinción de sectores industriales, tamaños y características de empresas; abarca desde empresas intensivas en capital, tales como minería, energía, transporte hasta aquellas de servicios como el retail, bancario, educación, entre otras.


Esta capacidad no hace distinción de sectores industriales, tamaños ni características de empresa,

es transversal.


A pesar de que la innovación es transversal y tiene el potencial de alto valor, hemos observado que hay razones por las que su implementación no ha sido exitosa, o al menos, no ha generado los resultados esperados.

  • Miopía del exitoso. Las empresas que tienen éxito son incapaces de cuestionar su propio éxito, es decir, la frase "si no está roto, no lo arregles". Así el éxito ciega las posibilidades de innovación, y con ello las empresas no logran innovar porque sus modelos de negocio, estructuras organizativas y equipos de liderazgo encuentran "difícil" adaptarse a nuevas formas de pensar y hacer.

  • La innovación incremental es siempre aceptable. Aquellos cambios o mejoras marginales o incrementales que no ponen en riesgo los actuales esquemas son los preferidos, y con ello la innovación disruptiva no es una posibilidad, negándose a cambios mayores. Tal como dice Jeff Bezos de Amazon, si no nos disrumpimos nosotros, alguien más lo hará.

  • El método antes que el resultado. Muchas empresas crean estructuras de innovación diseñadas para implementar el proceso de innovación con métodos, herramientas, técnicas y plantillas. Así, estas estructuras de innovación se forman y financian fuera de la línea principal del negocio, apuntando a cambios y mejoras incrementales, sin focalizarse en aquellos relevantes en la industria.

Por lo tanto, la innovación falla porque las empresas realmente no quieren innovar y no quieren innovar porque les preocupa que la innovación interrumpa el actual modelo que han implementado. Todas las discusiones, recomendaciones y consejos que vienen de todas partes nunca hablan de este crucial punto, pero si miras la lista de fallas de innovación, y hay muchas, hay algo que falta.


Entonces, ¿cuál es el secreto de la INNOVACIÓN?


En AKLOE hemos trabajado con nuestros clientes desarrollando estrategias de innovación end-to-end, que han ayudado a las empresas exitosas a pasar la prueba de la innovación en ambientes de alta o nula competencia. Entonces, ¿cuál es el secreto de la innovación? Sólo hay una forma de innovar: instalando y desarrollando una nueva estructura organizacional, modelo de negocio y operativo, procesos y tecnología y cultura, asociados a las actuales y futuras fuentes de generación de valor, sin que amenace los actuales flujos de ingresos.


Nuestro compromiso no es sólo el diseño de soluciones para nuestros clientes, sino que los acompañamos en el proceso de instalación de las competencias necesarias para tener éxito. Así, trabajamos, experimentamos e instalamos estrategia de innovación, portfolios de proyectos incrementales y disruptivos, la ejecución de iniciativas de innovación y el establecimiento de ecosistemas relevantes.

Finalmente, las empresas que realmente quieren o necesitan innovar,

deben salir de sí mismas y no crear laboratorios de innovación,

sino subsidiarias de innovación de una forma u otra.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo